lunes, 10 de noviembre de 2008

EL PENDEJO TRANSADOR

Tendríamos 19 y el tenía 14. Era el PENDEJO TRANSADOR. Así lo habíamos bautizado. Básicamente lo que hacía era agarrarte y transarte: Él te transaba. Te transaba si tenías si tenías 13, 12, 11 no le importaba nada. Verano tras verano, siempre había alguna zorrita que sucumbía a sus encantos. Ya más crecidos todos (el unos 17 y nosotras veintitantos) atravieso la plaza, sola - esa noche había perdido a mi amiga temprano- y la veo, totalmente ebria, sentada en un banquito. A su lado, el PENDEJO TRANSADOR : "Quedate tranquila, yo la llevo hasta la casa", me dice en tono tranquilizador.

Al otro día mi amiga me recriminó haberla dejado sola, borracha, en manos del pendejo. Sus palabras fueron:
"Sabías que me iba a transar, hija de puta"

5 comentarios:

Harta dijo...

no puedo no reir :P

Anónimo dijo...

yo no era esa amiga (aclaro por las dudas)

Vivs

besotaiwanes dijo...

buenísimoooooooooooo!!!!!!

toto scurraby dijo...

la dejaste vulnerable pero mal no la debe haber pasado

Willowcita dijo...

jajajajajajaja jajajajjajajaja